domingo, 19 de diciembre de 2010

LA TIA MELONA Y SUS TORTAS DE PASCUA.


TORTA DE PASCUA DE ALGEZARES.

Hecho a los manjares rudos,
como huertano de casta,
igual que amo las migas,
amo las tortas de Pascua.

No son tocino de cielo,
ni yemas de Caravaca,
pero son la golosina
de la Navidad Huertana.
Y hay en el huerta de Murcia
un pueblo de egregia fama
-por Saavedra Fajardo
y la Virgen de la Fuensanta-
donde he tenido el placer
de saborear con ganas
esas tortas de que hablo,
esa golosina brava.



Una mujer hacendosa,
"tía Melona" la llamaban,
fue la que atinó en el clavo
de la receta más sabia
para hacernos esas tortas
que a todos nos entusiasman:
harina de trigo, almendras,
aceite puro en la masa,
piñones de los mejores,
anís, azúcar, naranja,
y en los bordes de la torta
una espiral pellizcada,
para que luego la miel
de los límites no salga.

¡Qué mujer la "tía Melona"!
¡Qué algezareña más sabia!
Es la gente de Algezares
gente laboriosa, honrada,
de floklore, "La Esparteña",
de mujeres las más guapas;
hay protectores sublimes
en la vecina montaña:
San Roque, la Santa Cruz,
Virgen de Loreto blanca.
Aprecio mucho este pueblo,
peana de la Fuensanta,
que si el Santuario es trono,
Algezares son las andas.

Cada vez que en romería
a nuestro monte me vaya,
recordaré a "tía Melona",
la de la receta mágica,
y charlaré con agrado
con esas gentes simpáticas.


José Antonio Martínez Gil "Huertano".

¡¡pincha este enlace, descarga el archivo y escucha el programa de radio con estos versos!!







miércoles, 15 de diciembre de 2010

QUISIERA OLVIDARTE


Quisiera olvidarte,
como tú me pides,
si yo fuera mago de hacer
imposibles.

Pero no lo soy;
así no me obligues,
mi amor, a olvidarte.

Que tú necesites
de mí, sé que no,
pero lo que fuiste,
eres y serás,
¿habrá quien lo olvide?

Te he de querer siempre,
lo otro no es posible,
aunque tú, en verdad,
no me necesites.




MUJER, DECIRES Y REQUIBROS
de
José Antonio Martínez Gil "HUERTANO"




sábado, 11 de diciembre de 2010

UNA MUJER CON SOMBRERO..

UNA MUJER CON SOMBRERO..



Una mujer se ha perdido,
conocer el delirio y el polvo,
se ha perdido esta bella locura ,
su breve cintura debajo de mí,
se ha perdido mi forma de amar,
se ha perdido mi huella en su mar.

Veo una luz que vacila
y promete dejarnos a oscuras,
veo un perro ladrando a la luna
con otra figura que recuerda a mí,
veo más, veo que no me halló,
veo más,veo que se perdió.

La cobardía es asunto
de los hombres, no de los amantes
los amores cobardes no llegan a amores
ni a historias, se quedan allí,
ni el recuerdo los puede salvar,ni el mejor orador conjugar.
Una mujer innombrable
huye como una gaviota
y yo rápido seco mis botas, blasfemo una nota y apago el reloj,
que me tega cuidado el amor, que le puedo cantar su canción.

Una mujer con sombrero
como un cuadro del viejo Chagall,
corrompiéndose al centro del miedo
y yo, que no soy bueno, me puse a llorar,
pero entonces lloraba por mí
y ahora lloro por verla morir, pero entonces lloraba por mí
y ahora lloro por verla morir


"Los amores cobardes no llegan a amores ni a historias, se quedan allí...ni el recuerdo los puede salvar, Y ES MEJOR UN AMOR CONJUGAR...!








La mañana del domingo está fresquita, no obstante invita a perderse por el centro de la ciudad. Más que ir de compras, que también, nos perdemos paseando por los recobecos de las céntricas calles con más solera, y al llegar la hora del aperitivo escogemos ese lugar que perenne se mantiene a través de los años. Un rato muy agradable entre gentes y viandas típicas de nuestra tierra.

Foto
la taberna el pepico el tio gines en Murcia


Ver mapa más grande

miércoles, 24 de noviembre de 2010

CUERPO OPACO



CUERPO OPACO

Extraño tiempo este; todo está demasiado raro, y cuando percibo y reconozco lo cotidiano, lo ya vivido, mi cuerpo se estremece con demasiada facilidad. La melancolía penetra por mi piel e inunda mi alma; entonces me encuentro atrapada, a su merced y desvalida.

Para que no me venza, me la arranco a tirones; y a gritos saco la mayor rabia y el peor carácter. Así es como me desprendo de esas sensaciones que me arrebatan mi energía.

¿Y ahora qué?.

Me quedo sin luz, transformándome en un cuerpo opaco, que se mueve por impulsos programados, previamente establecidos según las condiciones que nos imponen.
¡Tampoco eso es lo que quiero!

¡Temo quedarme muerta antes de estarlo!
Porque, ¿ qué es la ausencia del sentimiento y la pasión, sino la muerte?



martes, 23 de noviembre de 2010

Dolor

un poema de ALFONSINA STORNI

Quisiera esta tarde divina de octubre
pasear por la orilla
lejana del mar;
que la arena de oro, y
las aguas verdes,
y los cielos puros me vieran pasar.

Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera,
como una romana, para concordar
con las grandes olas, y las rocas muerta
sy las anchas playas que ciñen el mar.
Con el paso lento, y los ojos fríos
y la boca muda, dejarme llevar;
ver cómo se rompen las olas azules
contra los granitos y no parpadear;
ver cómo las aves rapaces se comen
los peces pequeños y no despertar;
pensar que pudieran las frágiles barcas
hundirse en las aguas y no suspirar;

ver que se adelanta, la garganta al aire,
el hombre más bello, no desear amar...
Perder la mirada, distraídamente,
perderla y que nunca la vuelva a encontrar:
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar.










lunes, 22 de noviembre de 2010





Poema

La Niña De Guatemala de José Martí

Quiero, a la sombra de un ala,

contar este cuento en flor:

la niña de Guatemala,

la que se murió de amor.

Eran de lirios los

ramos, y las orlas de reseda y de jazmín: la enterramos

en una caja de seda.

…Ella dio al desmemoriado una almohadilla de olor: él

volvió, volvió casado:

ella se murió de amor.


Iban cargándola en andas obispos y embajadores: detrás iba el pueblo en

tandas, todo cargado de flores.

…Ella, por volverlo a ver, salió a verlo al

mirador: él volvió con su mujer: ella se murió de amor.

Como de bronce candente al beso de despedida era su frente, ¡la frente que

más he amado en mi vida!

…Se entró de tarde en el río, la sacó

muerta el doctor: dicen que murió de frío: yo sé que murió de

amor.

Allí, en la bóveda helada, la pusieron en dos bancos: besé su mano afilada, besé sus zapatos blancos.






Callado, al oscurecer, me llamó el enterrador:

¡nunca más he vuelto a ver a la que murió de amor!

viernes, 19 de noviembre de 2010

UN POEMA DE GINES JIMENEZ SANCHEZ





La niña de Guatemala, obispos, embajadores, yo y uno que fue al entierro
Si no ocurrió en París, bien poco importa.Aunque pudo ocurrir, allí o en Lima.
Pero las cosas tristes siempre ocurren
donde mascan los pobres su fatiga.
Fue una tarde, por Dios, lluviosa tarde
en el que el otoño bajaba a las campiñas.
Sobre las anchas llanuras de mi tierra
no caen sino la lluvia y la desdicha.
El campo estaba mustio en su noviembre,
como mi corazón, medio hecho trizas.
Menos mal que el alma se consuela
pensando que son cosas de la vida.
Me extraña, sin embargo, que sea injusta
de esa manera tan cruel e inmerecida:
a unos tanta pena en el camino y a otros tanta risa y alegría.¿Qué consuelo queda en nuestro pecho si al perder la ilusión nace esa herida que no la curan versos ni esperanzas,sino que se va rompiendo i
gual que un cisma?Porque tú, María Granados, dejaste abiertomi corazón como un pozo de avaricia.
Detrás de tu disfraz iba la muerteandando tras los pasos de un suicida.
De amores y quimeras está llenala casa del dolor, y andan dormidas
por la alcobas tristes de mis sueños
las dulces soledades de otras niñas.
De penas se alimentan los poetasy así suena de pronto aquella liraque rasga mi corazón cuando en la nochese apaciguan mis afanes y doctrinas.
Recuerdo bien la sala y los jardinesdonde yo te conocí. Tú eras la misma
criatura de mis años juveniles,
cuando empecé a sufrir por e
sta isla.
Dos patrias tuve yo: Cuba y la noche. Ahora diría que tres. Y tú, María.
Porque en tus ojos limpios vi el misterio
que me enseñó a luchar contra la insidia.
Si te hubiera conocido en ese tiempo,tal vez tu hermoso nombre existiría,no en la lóbrega historia de los libros,
sino en la del corazón, clara y sencilla.Porque yo también, María, amé tu frente
con la pasión más
pura y más legítima.





Desde la misma tarde en que te vio
mi pecho
respiró una herida antigua.
Veinte años tenías, yo veinticuatro.Tú llevabas el sol y a mí querían
las sombras r
odearme para siempre,
buscando loco rey que las presida.
Sola en tu caja tú, con tu silencio y mi pesar como única compañía.Las gentes mientras tanto deseando
besar de lo
s prelados las sortijas.
Qué triste carnaval el de este mundo:la verdad, la honradez ¿no son mentira
o tan solo palabras que el tirano
para calmar al siervo untó en saliva?
Besando anillos, cruces y otros fierros los pobres se confortan. Arduo enigma
de resolver, cuando está visto que a ellos nunca hay dios que los bendiga.
Sólo los niños acaso entienden algo
de esta mísera farsa, y en la misa
prefieren tocar, más que otra cosa,
de los purpúreos padres la ancha mitra.Rezos, honores.
Qué loca mascaradala del humano vivo.
Se maravilla ante la muerte ajena. Párecía el nuncio
que te iba a preservar de ser ceniza.
De qué servían allí órdenes, méritos,
ni las bandas doradas, ni las cintas
cruzadas sobre el pecho. Frías medallas con que la fatuidad decoró la vida estúpida.
Ni el ilustre embajador de Petersburgo,
ni el señorial ministro de Florida,
tuvieron más misión ante tu cuerpoque hincarse temblorosos de rodillas.
Se quitaron las mitras los obispos,
los cónsules quedáronse en camisa,
y portaron tu féretro a los hombros
con cuatro
generales que gemían.


Lloré tu muerte azul, tu adiós callado,
mi soledad sin fin, tu alma dormida.
Desde aquel mismo instante sólo fui
el cónsul general de tu agonía.
Me despedí de ti con un suspiro,
con un llanto mortal. A cuántas niñas la pena de mis ojos fue regando
hasta florecer un rosal en sus pupilas.
Porque se fue una diosa inmaculada,
una princesa dulce y sensitiva,
que nunca quiso ofrenda más que el sol,
sólo del corazón la fruta rica.
Colgarte al cuello esclavos mis amores
quisiera, y un rumor de golondrinas,
de esas que no vuelven a los sitios
donde sintió el corazón tanta desdicha.
No me olvides aún. Toma esta rosa
de abril. La pena es alegría
cuando con orgullo el hombre bebe
el cáliz de su muerte y la hace digna.
Qué importa caer joven. Mira el árbol
hermoso del futuro: nació de una semilla
de sangre apasionada, que fue entrega
del hombre que tú soñaste un día.
Yo guardaré pena siempre en mi memoria
la eterna claridad de tu sonrisa.
Y el beso agradecido que mi boca
no supo ayer dejar en tus mejillas.
Si el tiempo nos robó el amor, los sueños,
nos dio a cambio la estrella que ilumina.
De aquel río sólo queda el agua amarga
y tu nombre y mi alma por las viñas.


Ginés Jiménez Sánchez

domingo, 24 de octubre de 2010

De "No digas que fue un sueño"


De "No digas que fue un sueño" Autor: Terenci Moix


En esta novela, que leí hace algunos años, la figura de Cleopatra es tratada de forma muy diferente a como lo hacen muchos textos históricos y algunas películas muy conocidas. Ella no era una casquivana descontrolada, era una mujer culta, a la que le gustaba discutir con los filósofos de su época, que pasaba muchas horas estudiando en la Gran Biblioteca, interesada en la astrología, materia tan importante en aquel entonces. También era una mujer apasionada en sus relaciones, lo que la llevó a lo mismo que le pasa a mucha gente inteligente, a convertirse en una piltrafa cuando deja que un amor sea el centro de su vida. De todas formas, el libro trata varias historias de amor paralelas, además de la de Cleopatra y Marco Antonio, aunque el desamor es su eje común.

Como dice Cavafis, pues de él es la frase que da título al libro y a esta opinión: No digas que fue un sueño. Los sueños hay veces que se cumplen, sean los que tenemos dormidos o los que soñamos despiertos. Y, por lo menos para mí el día que me quede sin ilusiones, sin sueños, ya no me compensará vivir.

Amor y desamor caminan unidos, al igual que vida y muerte forman un todo y un nada al mismo tiempo, pero lo que está claro es que quien no haya querido, no habrá sufrido, pero tampoco habrá tenido la sensación más imponente y gratificante que pueda sentir un ser humano. Y es que hay personas a las que en su mar interior no se producen maremotos, sino una simple marejadilla.

No te engañes, no digas que fue un sueño.
No aceptes tan vanas esperanzas.
Como preparado desde tiempo atrás, con valor, como corresponde a quien fue digno, acércate con paso firme a la ventana, y escucha con emoción, no con lamentos, ni ruegos de débiles, si no como último placer.

Amor y desamor caminan unidos, al igual que vida y muerte forman un todo y un nada al mismo tiempo,

martes, 31 de agosto de 2010

The Blind Side

Con el final de agosto, casi sentimos que acaba el verano, y con él las vacaciones. Aunque no sea del todo cierto, ya que mis vacaciones vieron su fin hace más de una semana; y por otra parte creo que todavía habremos de pasar calor.

Esta temporada, ya que las circunstancias me han privado de mi ansiada, deseada y placentera playa; he podido disfrutar del cine, esa ha sido mi actividad estival extra. Así que anoche vi la última y que recomiendo :-----------------

Un Sueño Posible (The Blind Side), con Sandra Bullock y Michael Oher

Un Sueño Posible

Sandra Bullock y Quinton Aaron cambian mutuamente sus vidas en el drama deportivo Un Sueño Posible (The Blind Side). El personaje deSandra Bullock, Leigh Anne Touhy, recibe una recompensa gracias su esfuerzos por dar una vida mejor a Michael Oher (Aaron).

Leigh Anne Touhy es una esposa suburbana adinerada proveniente de una familia ejemplar, en tanto Michael Oher es un adolescente afro-americano que vive en las calles, nacido en un hogar destrozado, y al que esperan numerosos y duros desafíos. Cuando sus vidas se cruzan, cada uno desencadena en el otro diversos descubrimientos internos, y eventualmente Oher logra gracias a ello alcanzar su máximo potencial.

La vida de Michael Oher, lateral ofensivo del equipo de fútbol americano de la NFL Baltimore Ravens, fue relatada en el libro de Michael Lewis de 2006, en el cual se basa la película. Filmado parcialmente en The Westminster Schools en Atlanta, Georgia, este drama cuenta con guión y dirección de John Lee Hancock.

Kathy Bates, Tim McGraw y Ray McKinnon completan el reparto.

Escrito por Jorge Sahores | 10 de Junio de 2010 con 1 comentario.

Etiquetas: , ,

Pulsa aquí para ver el trailer de Un Sueño Posible (The Blind Side)

http://www.20minutos.es/cine/cartelera/pelicula/30743/the-blind-side-un-sueno-posible/


lunes, 12 de julio de 2010

REFLEJOS

REFLEJOS

14w9edi[1]

En la tiniebla de la noche

te reflejas en mi espejo

y tú me miras,

y yo te miro,

y a través de ella

nos reconocemos.

¡Examíname!

que yo te examino;

pálpame, bésame,

dame tu aliento,

que la luz de la Luna nos envuelve

como a seres perfectos.

Esta corta vida

desde la inmensidad del Universo.

Sabernos perdidos en el Tiempo

nos da miedo.

El caballo blanco que surca el cielo,

vendrás a buscarme

burlando al tiempo.

y cabalgaremos lejos.


La Luna está blanca hoy,

redonda y grande

como el mes de agosto requiere.

Al mirarla siento

una voz que me susurra:

- “Aquí estoy,

en el mismo lugar,

siempre y para todos igual,

Sigue constante

como yo,

implacable,

a través del tiempo y las adversidades,

nunca te dejes arrebatar tu valor,

siempre recupéralo.!"

Su susurrro me acuna

y con él me duermo.

Su reflejo veo

a través del espejo.

La Luna,

figura bordada

para lucir de noche.

Artista de la nada

que nos envuelves

con tu magia.

Esa parte oculta

que conmigo llevo

que siempre me recuerda

lo finito de este tiempo.

Me propone,

sin embargo,

bailar y quemarme

en el fuego,

porque sin ello

nunca habrá recuerdos.

thumbnailCA17VR6LEl día que me siento Luna

me pongo enfermo,

porque por un lado

mi corazón vibra,

salta, grita, gime,

alza el vuelo;

pero por otro

mi razón le pone freno.

¡Qué imposible no ser Luna

con lo que yo te quiero!

Pero el Sol

que me quema

y me abrasa

todos los días

con su fuego,

me recuerda

a cada instante

lo que puedo

y lo que no debo.

Y en esta lucha

de sentidos y sentimientos

de razones y obsesiones,

unas veces vivo

y otras.. me desentiendo.

Paséate Luna

por mi cuerpo

cúbreme con tu magia insondable

de tus leyendas

y tus cuentos.

¨Pero ..¿qué digo?

ya me estoy contradiciendo.

¨¿Acaso no es el Sol

lo que busco cada día,

casi como una perra en celo?

El Sol que me da su aliento,

El Sol que me da su fuerza,

Su luz, su temperamento.

El Sol para seguir viviendo.

El Sol me motiva y me da alegría

hace que funcione el tiempo,

y yo ahora ...¿de ti reniego?




te espero en esta penumbra azul.

te espero en esta penumbra azul.
la vuelta de la noche.

con música e imágen.

Loading...