viernes, 24 de junio de 2011

NOCHE DE SAN JUAN

  Anochecer en Bullas
23 de JUNIO de 2011
PROGRAMA DE RADIO BULLAS EN VERSO-  







La noche de San Juan

Jorge Luis Borges

El poniente impecable en esplendores
quebró a filo de espada las distancias.
Suave como un sauzal está la noche.
Rojos chisporrotean
los remolinos de las bruscas hogueras;
leña sacrificada
que se desangra en altas llamaradas,     


bandera viva y ciega travesura.
La sombra es apacible como una lejanía;
hoy las calles recuerdan
que fueron campo un día.
Toda la santa noche la soledad rezando
su rosario de estrellas desparramadas.

Jorge Luis Borges
Fervor de Buenos Aires (1923) 








NOCHE DE SAN JUAN -  SOLSTICIO DE VERANO-  Jesús Paredes Ortiz



"Noche de San Juan, solsticio de verano,
quema lo viejo, salta el fuego y pide un deseo"


Montado en un caballo blanco que galopa
por la arena de la playa, cabalgo por la bahía,
busco  una noche de magia y un alma me acompaña,
se acerca ya el crepúsculo, flores,  salitre y playa.


Las estrellas y un lucero me darán su cobijo de cielo,
la hierba y las flores me sirven de alfombra en la tierra,
la luna me guía y el rocío anfitrión me da su bienvenida,
el romero con su olor me alimenta y las coronas de hiedra.

Cánticos y bailes de fuego se disponen en conjuro,
y es la noche de San Juan, la noche mágica, un rito,
al olivo un abrazo, entre hiedras salto las chispas de la fogata
y en un baño de mar salado nace el bautismo con luz de hoguera.

Y un nuevo camino se abre con la aurora,
empieza por la vereda que el mar me guía,
me quema la fragancia de madreselva y a lavanda se respira,
el árbol para mí es sagrado y el círculo me abraza.




Poema Noche De San Juan de Juan Luis Panero



Anticuado, interrogo las estrellas,
su desnudo, inapelable misterio,
mientras miro las llamas en la playa,
en esta noche cuando empieza el verano.
Lector de Drieu o Pavese, sé también
lo sencillo que puede ser acabar con la historia,
no preguntar ya nada, olvidar para siempre
esta apariencia de tarjeta postal.
Frente a mí, imperturbables, desveladas,
pasan, en silencio, vida y muerte,
evitando, con un rictus cansado,
este fantasma insomne, este papel en blanco,
esta hoguera apagada que perdura.






Noche de San Juan, 
de Mª ANGELES GARCIA 
GARRIDO


Noche de San Juan, noche de celebración 
sobre su caballo blanco saltando , salta
saltando ya  está   San Juan, encima  de  las hogueras
purificadoras con todos nosotros los  hombres .
Noche de solsticio de verano, noche divina 
noche de puerta abierta al mundo.

Noche de  fuego y de agua ,
es  la noche de San Juan,
protagonistas del solsticio
de verano  la  de renovación, 
de esta noche mágica  de purificación 
noche de luz noche de renacer de amor 
con el fuego abrasador  nos protegemos  
como ave  fénix entre sus cenizas.

Oh  hermosa y mágica
noche de San Juan.
Oh  fuego purificador  de almas
 benditas las  aguas de vida nueva
vertidas en la tierra fecundada, 
esperando al sol naciente en la  aurora
boreal del nuevo día del verano,
para recoger los fructuosos
frutos  de las mieles....

Oh noche de hechizo de luz  luna  
Oh noche de fuego ardiente danzante
de aguas clara. de mar y de  ríos,
abrasadora  purificación de almas.


 Oh , noche de pedir  deseos ,
 Noche de brujas y  de hadas
noche pagana y cristiana 
de pedir  y de dar gracias
por las energías que fluyen 
y buenas vibraciones recibidas.


Feliz noche de San Juan amigos
en esta noche mágica de unión 
noche de amor,noche pura  de luz, 
de agua, y de  danza, saltando nos limpiamos  
en  el  fuego.....purificador,
de la  noche de San Juan,
todo lo malo  y lo  viejo se quema en la hoguera
y nos regeneramos de nuevo en esta noche 
con el agua viva...de la vida.


Maria Angeles Garcia Garrido de Huércal de Almería








domingo, 19 de junio de 2011

POEMAS PARA EL VERANO

enlace al programa de radio BULLAS EN VERSO- 








Ariel Montoya




Verano




Viene
el calor
desde
el potrero,
sudario errante
de la noche.
En el
viento quemado
se encrespan
murales
de lumbre,
pintados
por matorrales
incendiados
con la quema.
Arde el verano
fantasma de la sequía.



Poema Verano de Manuel Machado



Frutales
cargados.
Dorados
trigales…


Cristales
ahumados.
Quemados
jarales…


Umbría
sequía,
solano…

Paleta
completa:
verano.

Antonio Machado

Noche de verano



Es una hermosa noche de verano. 
Tienen las altas casas 
abiertos los balcones 
del viejo pueblo a la anchurosa plaza. 
En el amplio rectángulo desierto, 
bancos de piedra, evónimos y acacias 
simétricos dibujan 
sus negras sombras en la arena blanca. 
En el cénit, la luna, y en la torre, 
la esfera del reloj iluminada. 
Yo en este viejo pueblo paseando 
solo, como un fantasma.  

César Vallejo

Verano




Verano, ya me voy. Y me dan pena 

las manitas sumisas de tus tardes. 
Llegas devotamente; llegas viejo; 
y ya no encontrarás en mi alma a nadie. 
Verano! Y pasarás por mis balcones 
con gran rosario de amatistas y oros, 
como un obispo triste que llegara 
de lejos a buscar y bendecir 
los rotos aros de unos muertos novios. 
Verano, ya me voy. Allá, en setiembre 
tengo una rosa que te encargo mucho; 
la regarás de agua bendita todos 
los días de pecado y de sepulcro. 
Si a fuerza de llorar el mausoleo, 
con luz de fe su mármol aletea, 
levanta en alto tu responso, y pide 
a Dios que siga para siempre muerta. 
Todo ha de ser ya tarde; 
y tú no encontrarás en mi alma a nadie. 


Ya no llores, Verano! En aquel surco 

muere una rosa que renace mucho...

William Shakespeare

A un día de verano compararte




¿A un día de verano compararte?

Más hermosura y suavidad posees.
Tiembla el brote de mayo bajo el viento
y el estío no dura casi nada.


A veces demasiado brilla el ojo solar

y otras su tez de oro se apaga;
toda belleza alguna vez declina,
ajada por la suerte o por el tiempo.


Pero eterno será el verano tuyo.

No perderás la gracia, ni la Muerte
se jactará de ensombrecer tus pasos

cuando crezcas en versos inmortales.

Vivirás mientras alguien vea y sienta
y esto pueda vivir y te dé vida.


Carlos Ardohain

Hubo un verano con muchas despedidas



Hubo un verano con muchas despedidas
fue el verano más largo en años
los días se enroscaban sobre sí mismos y volvían a 


empezar
las flores caían sobre el pavimento y se ahogaban en 


su propio jugo
fue un verano triste a pesar de tanto sol
la humedad hacía más profundo el silencio de las siestas
y cuando por fin llegaba la noche
el hondo canto de los búhos duraba hasta morir.

Jacqueline Goldberg



nadie creería que el verano...



Nadie creería que el verano
permutó su fiereza
por las insípidas nalgas de unos adolescentes


que posó su crecido de sangre

en toallas afiladas en la orilla

que prefirió huracán David

a cinco días más tour
por el norte de la península

el verano produce aguajes

brisas truncas
cierto rencor de isla

queda el otro encandilamiento

el de torcer

día más

día trenzado en las rodillas
cortina azul
para despreciar los brebajes frescos
de un último verano
emprendido como siempre
a tropezones.












domingo, 12 de junio de 2011

LITERATURA EN MURCIANO para el día de la Región de Murcia 9-6-11

LITERATURA EN MURCIANO

 
ENLACE AL PROGRAMA DE RADIO BULLAS EN VERSO:    



Los pajaricos sueltos
I
No mandes a los nenes a la escuela,
porque no la han abierto
y está, si es que el Señor no hace un milagro,
cerraïca pa tiempo...
Ha caido en la cama
mu malico el maestro,
y es cosa de temer, por las señales,
que ya no se levante el probe viejo...
Una jaula vacía
páece la escuela con aquel silencio
y, por fuera, corriendo los zagales,
una bandá de pajaricos sueltos.
II  
Ya doblan las campanas...
ya arremató el maestro...
Mucha pena me dá, porque era un hombre
de los pocos que hay buenos...
mucha pena me dá por los zagales...
¡No paro de pensar qué va a ser de ellos!
III
¡Traigo en el corazón una tristeza!...
De allá abajico vengo:
la escuela, como enantes, cerraïca,
y con aquel silencio...
chillando alreörcico los zagales
y a sus anchas corriendo...
¡La jaulica vacía

y la bandá de pajaricos sueltos!




_____________________________

No me daba calor la zagala.
A mi me paecía
que estaba por otro,
que en mi no pensaba ni siquia una chispa...
Se me figuraba que hacer imposibles
pa que me quiseiera,poquico sería...
¡Mi hacienda la hubiera yo dáo por una
de sus miraïcas!...
-Díselo,porque a media palabra
te responde que sí-me decían.
Díselo,que con palmas te esperan
en su casa,si vas a pedirla.
¿Ande,nunca enjamás,semejante
proporción pa casarla tendrían?
No serán,de seguro,tan ciego
sus padres que dejen,así tan aïnas,
escapar la ocasión de que sea
la zagala rica.
Y como el cariño no atiende á razones
y va,sin remedio,siempre pa ande tira,
me senté en el poyo,y,en cuatro palabras
le dije abonico que si que quería....
Ella,sin empacho y a poquicos ruegos,
aterminaïca,
me repuso que sí,de tal modo,
que me dío tristeza más bien que alegría...
de un modo qu el alma me llenó de pena
pa töa la vida...
Pa mi que al icirme que ,si,la zagala,
su sentir no icía...
Pa mí que ya estaba revuelta de tóico...
¡Y alecionaïca!.
------------------


GUÁRDAME UN ROALICO *


Estauta e Vicente Medina n'Archena

(A mi padre, muerto)


¡Ya escansas!....¡ya duermes,

pa siempre, tranquilo!...

Ya pa tí, ni trebajos, ni penas...

Ya, pa tí, ni calinas, ni fríos...

Ya estás al amparo...

¡Dichoso el que pasa bien pronto el camino!

Ya estás ande llega lo mesmo el que corre

que el que va espacico...


¡Ya escanas!... ¡Ya duermes,

pa siempre, tranquilo!...

Pa cuando mi cuerpo,

pa no levantarse, se caya rendío...

pa cuando, en mi horica, me llame la tierra,

¡guárdame un roalico!




* Es costumbre, en esta región, el despedirse de los muertos con esta frase, echando, a la vez, un puñado de tierra en el hoyo.
http://www.llenguamaere.com/audio/Guardame_Un_Roalico-Jose_Maria_Galiana.mp3


__________________________


LOS NÍOS SOLOS


De dolor píando,
que no hay quien los sienta,
están en el güerto los ruiseñorcicos…
azoräos vuelan
alrëor de sus níos en onde
ni siquiá un pajarico les quëa…
¡Qué píar y píar más amargo!...
¡dán una tristeza!...

De las cosas que esjarran el pecho,
te digo que es una pasar por la güerta.
¡ni siquiá un mocico!...
¡tóicos pa la guerra!...
¡las casas solicas!... ¡los padres llorando!...
¡se siente una pena!...


http://www.llenguamaere.com/audio/Los_Nios_Solos-Pepe_Marcos.mp3




CANSERA

¿Pa qué quiés que vaya? Pa ver cuatro espigas
arroyás y pegás a la tierra;
pa ver los sarmientos rüines y mustios
y esnüas las cepas,
sin un grano d'uva,
ni tampoco siquiá sombra de ella...
Pa ver el barranco,
pa ver la laera,
sin una matuja... ¡Pa ver que se embisten,
de pelás, las peñas!...
Anda tú, si quieres,
que a mí no me quea
ni un soplo d'aliento,
ni una onza de fuerza,
ni ganas de verme,
ni de que me mienten, siquiá la cosecha...
Anda tú, si quieres, que yo pué que nunca
pise más la senda,
ni pué que la pase, si no es que entre cuatro,
ya muerto, me llevan...
Anda tú, si quieres...
No he d'ir, por mi gusto, si en crus me lo ruegas,
por esa sendica por ande se fueron,
pa no volver nunca, tantas cosas buenas...
esperanzas, quereres, suöres...
¡To se fue por ella!
Por esa sendica se marchó aquel hijo
que murió en la guerra...
Por esa sendica se fué la alegría...
¡Por esa sendica vinieron las penas!...
No te canses, que no me remuevo;
anda tú, si quieres, y éjame que duerma,
¡a ver si es pa siempre!... ¡Si no me espertara!...
¡Tengo una cansera!...

Vicente Medina Tomás
Del libro "Cantos Murcianos"
-------------------------------
_________________

Alhábega fina

Mustio y ya desmayoso
su olorcico, en tu carta
llegó, nena, a mis manos
el tallico de alábegas…
Mustio, y ya desmayoso su olorcico,
páece que triste me habla
y que quisiá decirme
tantas cosas y tantas
como me dices tú, nena, llenándome
con letra pequeñica cuatro caras.

Miá si me dice cosas
el tallico de alábegas:
sembraïco en un tiesto lo tenías
debajo del jarrero, ande una jarra,
más limpia que la nieve,
gota a gota encimica tresmanaba…
Haciendo relucir sus hojas frescas,
cuando abrías la puerta de tu casa,
iba a darle derecho, como pa acariciarlo,
un rayico de sol por las mañanas…

Alegre de la cieca tú volvías
con tu cántaro de agua
fregando el cantarero hasta dejarlo
que podría mirarse en él la cara…

Luego, cantando igual que que un pajarico,
la casa y el rellano rogiäbas
y a coser te ponías, sentándote a la puerta,
en ande ya estendía su sombrica la parra…

También después solías levantarte
a beber en la jarra…
a la ves, al tallico
la mano, cariñosa, le pasabas,
¡y el tallo, agradecío a tu querer, la mano
llena de su olorcico te dejaba!...






te espero en esta penumbra azul.

te espero en esta penumbra azul.
la vuelta de la noche.

con música e imágen.

Loading...